Copywriter web: cómo escribir

10 + 1 técnicas para ser un buen copywriter de tu web

Si quieres vender, debes saber comunicar, porque no existe ningún buen vendedor que no sea antes un buen comunicador. Si tienes una web corporativa de tu negocio o un e-commerce de venta online, debes entender que sin textos, sin comunicación, no vas a conseguir llegar a tu público objetivo. No podemos pretender que todas las empresas tengan su redactor de textos publicitarios, pero sin embargo, sí que pueden aplicar una serie de pautas sencillas, para conseguir que los textos de su web motiven a la acción: vender o conseguir clientes.

En la era del consumo global, la originalidad marcará la diferencia entre tu web y la de tu competencia, así que ya sabes, coge boli, tablet o móvil y apunta. ¡Conviértete en un empresario copywriter de tu web!

10+1 técnicas para ser un buen copywriter. ¿Cómo escribir en tu web?

Cómo ser un copywriter

1. Siempre positivo

En publicidad en general se huye de la negación, porque a nadie le gusta escuchar o leer hechos tristes, dolorosos o inciertos. En tu tienda de ropa online, en vez de escribir: “Cansado de no encontrar tu talla? Puedes decir: “Encuentra la talla perfecta, seas una 38 o 44”

2. Selecciona el tono y tiempo verbal y siempre usa el mismo

La redacción publicitaria de nuestros días huye en general del trato de usted (aunque seas un abogado o un médico) porque genera impersonalidad y ya bastante frío supone un ordenador o tablet, como para aumentar el distanciamiento con el cliente potencial. Dirígete utilizando la figura de “tú” en vez de “yo” o “nosotros”

Por ejemplo, un restaurante puede decir: “Queremos que te sientas como en casa” o “Siéntete como en casa” “Seleccionamos los mejores ingredientes…” o “Comerás ingredientes frescos y saludables” ¿Ves la diferencia?

3. La originalidad al poder

Ya hemos hablado de la importancia de huir de las frases hechas, de las palabras típicas que abundan en páginas web sectoriales: satisfacción, cliente, trato personalizado… Todos vendemos calidad, todos queremos la satisfacción del cliente, pero el hecho de decirlo en la web no aporta nada de valor al potencial cliente, porque esos términos tan pisados son vacíos para el lector. Es mejor que busques sinónimos, que cuentes un caso particular, que expliques algo que “te haga humano” más allá del ordenador o del móvil.

Por ejemplo, la web de tu hotel puede decir:

“Amplias habitaciones pensadas para el máximo confort del huésped y toda clase de servicios para el cliente”

O bien decir…

“Cuando María y su pareja vino a alojarse a XXX buscaba un sitio tranquilo, para descansar y desconectar, en una habitación cómoda, con vistas y cocina casera. Aquí encontró todo lo que buscaba”

4. Utiliza sinónimos para no resultar repetitivo

Es publicidad y como tal, redunda en una idea, pero hay pequeños trucos para que no resulte tan “machacona”. Si tienes la web de un restaurante y quieres que ésta sirva para que te reserven mesa o te llamen, en vez de plagar los contenidos de la web con botones Call to action de “Reserva mesa” puedes introducir variantes para distintos tipos de eventos o comensales:

“Reserva mesa” “Pide presupuesto para un evento” “Quiero celebrar mi boda aquí” “Clic para pedir menú” “Quieres que te llamemos”

5. Llama a la acción con verbos que inciden a ello

La riqueza lingüística del castellano te permite generar mil y una acciones similares, con distintos verbos. Ir, venir, conseguir, llegar, arrancar… Utiliza verbos proactivos para conseguir que el lector haga ese “clic” o coja el teléfono y marque.

6. Tecnicismos, los justos

No estamos escribiendo un artículo en una revista científica o hablando con un colega de profesión, nuestro cliente es una persona coloquial que se entiende con otras personas coloquiales. Por eso, si quieres que “te compre” debes explicarle las cosas de manera que te comprenda. Si debes usar un tecnicismo concreto, explícalo, pon algún ejemplo, un caso quizás. Por ejemplo, un tratamiento médico concreto puede explicarse por sus síntomas o por su tratamiento. Un caso judicial también, puede explicarse a través de un caso ficticio, con un cliente imaginario.

7. Tu fuerte es tu ventaja

Y no nos vale con “calidad a un precio justo” No. Piensa bien, analiza tu empresa, en lo positivo y también en lo negativo, para saber qué puedes potenciar y qué debes o mejorar o camuflar de alguna manera.

8. Utiliza eslóganes o frases cortas y directas

En la era digital ya no “leemos” sino que “escaneamos” De hecho lo más seguro es que primero leas los títulos de este post y luego vayas a aquellos que te hayan llamado más la atención. Si colocas listados (como este) o títulos intermedios ayudas al lector y a Google, que puntuará tu legibilidad con mejor nota.

9. Destacados y negritas

Junto con los eslóganes y títulos intermedios, debes utilizar bien las negritas en tu web, no sólo para destacar el producto o servicio concreto, sino también para mejorar tu SEO OnPage. Si abusas de las negritas, perjudicarás la legibilidad.

10. Revisa, lee y borra o cambia

Tu web no es un folleto impreso, inalterable una vez que das al botón “Imprimir” Es la gran ventaja que tienes en tu publicidad online. Lee el artículo en voz alta. Te permitirá detectar fallos, corregir comas y cambiar palabras repetidas por sinónimos.

11. Utiliza los hipervínculos para que el lector pueda ampliar información

Una de las mejores ventajas para el SEO de tu web es hipervincular contenidos propios, porque el rastreador de Google podrá navegar más tiempo por tu sitio, calificando contenido de interés y mejorando tu visibilidad en los resultados de búsqueda. Si estoy hablando de ser un buen copywriting y hago alusión a técnicas de “Cómo escribir para que tu cliente te haga caso” puedo vincular (como he hecho) a otro artículo elaborado hace meses, para que puedas leerlo y además Google vea mi información de una manera mucho más completa.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*
*