Clases de blog – Personal, profesional y corporativo

Marketing
Tipos de blog
Share

En 2017 se han cumplido 20 años desde que el WebBlog naciera y aunque muchos presagiaban su fin con el nacimiento de las redes sociales, las estadísticas demuestran que el blog tiene mucha vida por delante.

Desde que Jorn Barger definiera el término WebBlog en 1997, esta vía de comunicación ha crecido con Internet, adaptándose de un canal más estático, a otro dinámico, donde la interacción con el lector funciona como elemento fundamental y diferenciador frente a otros medios.

El usuario ha ganado protagonismo, a través del foro, de redes sociales o mediante comunicación vía newsletter. En concreto, las redes sociales más que poner en riesgo la permanencia del blog, han funcionado de impulso, como catalizador para conseguir que un blog pueda alcanzar mayor área de influencia.

¿El blog va a desaparecer?

Según Weber Shandwick, el 74% de los consumidores de productos electrónicos buscan opiniones antes de realizar su compra. Esas opiniones influentes están en Youtubers, Instagramers, pero sobre todo, a través de blogs temáticos, donde esos influencers pueden canalizar sus vídeos, fotos, artículos… que insertan embebidos en la propia entrada, aportando una explicación más detallada, links externos y PDF’s o archivos complementarios.

De todos los usuarios de Internet, según The West Program, el 77% son además lectores de blog, un porcentaje muy elevado como para no tener en cuenta a la hora de elaborar tu estrategia de marketing digital.

¿Qué diferencias existen entre una web y un blog?

La principal diferencia entre una web y un blog radica en aspectos técnicos (diseño, programación…) y objetivo de comunicación del site.

Mientras que una página web es mayormente informativa, un blog fomenta la interacción. El tono de comunicación también varía, de un sentido más corporativo a otro más informal y cercano. Una página web es un portal donde canalizar un aterrizaje de todo tipo de publicaciones. Por ese motivo, una web empresarial puede (y debe) incorporar un área de blog o incluso un enlace a un blog externo (más conveniente para aumentar el tráfico web y la influencia de marca). A la inversa, que un blog “incorpore” un página web es complicado y está quizás más enfocado a perfiles profesionales freelance o autónomos y a poder crear una entrada “Quiénes somos” con información profesional.

Después de esta introducción a la historia, fundamento y diferencia de un blog, vamos a analizar los tipos de blog que existen, para que puedas seleccionar el más adecuado:

1. Blog personal

Un blog personal está más enfocado a compartir experiencias y opiniones. Es el concepto más WebBlog que mantenemos y su fin no está directamente encaminado al marketing de contenidos, aunque si el blog prospera es posible que el redactor sea tentado a incorporar publicidad o enfocar sus contenidos hacia determinada marca.

Ejemplo de blog personal

Un ejemplo de blog personal lo tenemos en https://palabrademadre.com/ donde una madre primeriza (cuando nació el blog, ahora ya tiene dos hijos) contaba su experiencia de primera mano, con recomendaciones de productos y problemas a los que se enfrentaba en el día a día.

2. Blog profesional

Se trata de un blog personal, pero enfocado a compartir experiencias o consejos profesionales sobre un ámbito o sector. En el blog profesional, el redactor debe ser experto sobre la temática y aportar valor a usuarios que buscan conocimiento específico en la red.

Ejemplo de blog profesional

Un freelance o autónomo tendrá en el blog profesional su mejor aliado. Por ese motivo, en este caso la página web puede llevar incorporado un blog, para que el freelance muestre sus conocimientos a la vez que los servicios que puede ofrecer a los clientes.

Un ejemplo de blog profesional lo tenemos en http://claudioinacio.com/blog/ o https://www.enriquedans.com/ Estos especialistas en marketing generan valor a su marca personal a través de contenidos de interés relativos a su sector.

3. Blog corporativo

El blog corporativo mezcla contenido de valor para el usuario general de Internet, enfocado a las mejores keywords y temas más interesantes, con contenido corporativo propio de la empresa o sector, de tal manera que pueda generar branding, construir marca, publicando en el blog corporativo eventos, mejoras, novedades… Sirve para fidelizar a través de boletines o newsletter, construyendo una marca alrededor de una especialización.

Ejemplo de blog corporativo

Un ejemplo de blog corporativo empresarial lo tenemos en: https://www.contunegocio.es/ de Movistar cuyo fin radica en generar branding entorno a su marca.

Así que ya sabes, antes de crear un blog, estudia el tipo de blog más adecuado a tu contenido, tu tono de comunicación y el objetivo que persigas con él. ¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies